fbpx

 

 

 

Un día loco.

Desde que me levanté esta mañana mi día empezó totalmente desorganizado, algo que es inusual para mí, pero estaba en un estado en que empezaba a hacer algo y no lo terminaba, empezaba un proyecto y tampoco acababa, incluso el podcast se vio afectado porque generalmente lo grabo en las mañanas y en esta ocasión lo estoy grabando en la noche, porque no podía unir mi cuerpo y mi mente para hacer bien las cosas.

Después de pelear toda la mañana con ese sentimiento que se apoderó de mí, decidí aceptar que iba a tener un día poco productivo, pero también me esforcé por conservar el entusiasmo y la pasión que me caracteriza.
Durante muchos años he trabajo por construir una rutina y de cierta manera lo he logrado y por esto debo dar gracias a Dios, pero hoy me enfrenté a la necesidad de detenerme y aceptar que no podía cambiar lo que estaba pasando; una vez llegó la aceptación me sentí mucho mejor y aunque seguí un poco desordenada pude recuperar mi enfoque.

Por esto mi mensaje de hoy es: debemos aceptar que en algún momento tendremos un día desordenado o un día improductivo, pero lo importante es ver esa situación como una oportunidad de reflexión para empezar de nuevo y retomar nuestra rutina. Un día loco!

Deja un comentario