fbpx

Todos tenemos una velocidad diferente

Todos tenemos nuestra propia velocidad

Esta mañana tuve una conversación con mi hijo Franco que me trajo recuerdos de una etapa muy oscura y difícil por la que él pasó en la que estaba tratando de entender el sentido de la vida y tuvimos una conversación en la que le dije que no entendía por qué él se sentía de esa forma si tenía tantos motivos que agradecer, empezando con sus hijos que estaban saludables, una esposa maravillosa, un trabajo y un negocio prospero y una casa inmensa, pero aun así él se sentía vacío.

Cuando yo le manifesté lo que pensaba mi hijo se enojó y me preguntó si yo no recordaba que yo también pasé momentos difíciles en los que quizás no agradecía todo lo que tenía a mi alrededor, a mi nunca se me va a olvidar esa conversación, fue tan profunda e impactante que aprendí a tener más paciencia, especialmente cuando él me necesitaba porque entendí que él no quería mis consejos, solo quería saber que su madre estaba ahí y que lo apoyaba.

Fue una época difícil pero esta mañana él me dijo que esa conversación de hace varios años le enseñó que tenemos que darle espacio a las personas y lo que yo le dije se quedó en él como una semilla que creció y lo hizo un hombre totalmente diferente al que era en ese tiempo.

Hoy hablábamos de esto porque él se siente como me sentí yo en su momento cuando está tratando de ayudar a otra persona que no está viendo claramente, pero es es más paciente para acompañar el proceso de florecimiento de los otros porque todos tenemos una velocidad diferente. Hoy los invito a reflexionar.

Deja un comentario

firma-maria-trusa

“Toda mi vida, la he actuado con el propósito firme de ayudar a mi comunidad y de muchas formas lo sigo logrando, por eso mi consejo es: visualízate, confía en el poder de tu mente y atrae lo que quieres para ti; sí se puede vivir el sueño”

Suscríbase a nuestras noticias!

Obtenga mis últimos artículos


María Trusa © 2020 I All Rights Reserverd I Designed By Primitive.