Reparar el descontrol, esa es la reflexión del día.

Esta es una de las herramientas que yo comparto en mi libro #Yo Digo No Mas y que a mi como madre me ha servido mucho y que también aplico en mi trabajo, en mis relaciones personales y con mi familia.

Romper y perder el control o afectar una relación negativamente es algo que desafortunadamente todos experimentamos, creo que no hay una persona que tenga 100% control de sus acciones y puede que sea por cansancio pero a veces perdemos el control y no reparamos el daño que hacemos, no pedimos perdón o explicamos a las personas que hemos herido lo que pasó.

Es tan fácil como decir “sabes qué, no pude controlar mis emociones y por eso herí de la forma que lo hice, pero te pido perdón y te prometo que voy a reflexionar sobre por que fue tan fácil para mi perder el control, estoy trabajando para mejorar y te prometo que lo voy a hacer no solo por ti sino por mi”
Hoy los invito a que reflexionen sobre cuantas veces pierden el control y cuantas de esas veces reparas la relación, vamos a reflexionar y a reconectar

Deja un comentario