Guía fácil para aprender a meditar en casa

  • Home
  • Fe
  • Guía fácil para aprender a meditar en casa
ptitle-particle1
ptitle-particle2
ptitle-particle3
ptitle-particle4
Guía fácil para aprender a meditar en casa

Cuidar tu mente, reducir el estrés y la ansiedad, reducir los trastornos del sueño, aprender a ser amable contigo mismo y con los demás, son algunos de los resultados que la meditación puede traer a tu vida. ¿Quieres aprender a meditar? Presta atención a algunos tips que te daré en este artículo.

A pesar de que usualmente se toma como un hábito difícil sobre todo para las personas que tienen dificultades para concentrarse, que viven con altos niveles de estrés o que simplemente se les dificulta calmarse y controlar su mente inquieta, la realidad es que la meditación es una práctica con múltiples beneficios, apta para todos, y que además es muy recomendable.

La meditación te brinda paz mental y te ayuda a calmar tu mente para que puedas empezar a concentrarte en ti, y en la identificación de cada uno de esos puntos que necesitan ser trabajados para sanar tu alma.

¿Es lo mismo meditar que relajarse?

Muchas veces solemos confundir la meditación con la relajación, sin embargo, es importante tener claro que son dos conceptos completamente diferentes. En la meditación, el objetivo no es relajarse, ni dormirse, sino observar lo que está pasando a tu alrededor.

Por ejemplo, supongamos que el día de hoy nos levantamos estresados por el hecho de tener muchos temas en mente que necesitamos solucionar, y que por supuesto nos toca a nosotros remediar.

Aunque meditar ayuda mucho a eliminar el estrés, este en realidad no es el objetivo principal. Podríamos incluso comparar la meditación con una rutina de ejercicio o un estiramiento del cerebro. Lo entrenaremos para que pueda funcionar correctamente y nos permita disfrutar de los beneficios de nuestra vida diaria, enfocándonos en todo aquello que nos aporta armonía, paz y tranquilidad.

Si quiero aprender a meditar, ¿por dónde empiezo?

Aprender a meditar es muy simple y cualquier persona puede hacerlo. Recuerda que, como te mencioné antes, la meditación es una práctica para todos, en todas las edades, y que te puede ayudar a crecer como persona y mejorar la forma en que conectas contigo mismo y las personas que te rodean.

En caso de que nunca lo hayas hecho, y quieras aprender a meditar, a continuación te dejo algunos tips que te permitirán hacerlo fácilmente.

  • Encuentra un lugar adecuado para aprender a meditar

A pesar de que a muchas personas le sirve meditar en cualquier parte, ya sea en un transporte, un vehículo o un lugar con mucha gente, si quieres empezar es recomendable que busques un lugar tranquilo y silencioso. No necesariamente donde el silencio sea absoluto, sino un lugar donde no te molesten demasiado.

Puede ser una habitación de tu hogar en la que no entren demasiado tus familiares, como por ejemplo tu habitación, un estudio personal, etc.

  • Adopta una postura cómoda para meditar

Para aprender a meditar es recomendable comenzar sentado. Puedes sentarte en la parte delantera de una silla, sin apoyarte en el respaldo, o sentarte en un cojín con las piernas cruzadas.

Trata de mantener la espalda lo más recta posible, pero sin tensarla demasiado. Si estás en una silla, coloca los pies bien apoyados en el suelo, para que así puedas sentirte estable. Apoya tus manos sobre tus muslos y posiciona tus hombros un poco hacia adelante.

Relaja bien tu cuerpo, pero mantente siempre derecho para no quedarte dormido durante al sesión, y cierra los ojos o mantenlos entrecerrados si así lo prefieres.

  • Comienza con sesiones cortas

El objetivo de este hábito con múltiples beneficios para el cuerpo y la mente, es integrarlo en tu vida diaria para que la practiques con cierta regularidad. ¡No te presiones! Si quieres sentir los primeros beneficios de la meditación, lo mejor es que empieces por adoptar sesiones de 5 a 10 minutos diarios, para luego ir ampliando el tiempo poco a poco.

  • Concéntrate en tu respiración

Uno de los fundamentos de la meditación es la observación de la respiración. Para empezar, simplemente puedes tomarte unos minutos durante el día para concentrarte en tu respiración cuando inhales y exhales.

Para ayudarte, puedes contar tu respiración. Con solo seguir tu respiración, podrás darte cuenta de que podemos observar con más serenidad lo que sucede en nuestra mente.

  • Si no lo logras a la primera, ¡No te rindas!

¿Tuviste problemas para concentrarte? Si es la primera vez, puede ser un poco difícil mantener en calma nuestra mente. Lo importante es que no te detengas. Recuerda que es con la práctica que poco a poco lograrás esa concentración que te permitirá entrar en un estado de meditación efectivo.

Aprender a meditar te ayudará a enfocarte más en tu vida

Los beneficios de la meditación son múltiples y para algunos incluso han sido probados científicamente. Entrenando el cerebro es posible reducir el estrés, aprender a vivir mejor con él, reducir la ansiedad, mejorar el sueño en caso de trastornos como el insomnio, etc.

Escucha mi podcast para descubrir muchos otros consejos que te permitirán trabajar tu espiritualidad. Hoy es el momento de empezar a sanar heridas del pasado y mejorar tu conexión contigo mismo y con los demás.

We understand the importance of approaching each work integrally and believe in the power of simple.

Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)
Cart
No hay productos en el carrito.