Conoce los tipos de traumas psicológicos y cómo tratarlos

  • Home
  • Blog
  • Conoce los tipos de traumas psicológicos y cómo tratarlos
ptitle-particle1
ptitle-particle2
ptitle-particle3
ptitle-particle4
Conoce los tipos de traumas psicológicos y cómo tratarlos

Cuando se presenta una situación de manera repentina en la que una persona no tiene la capacidad para manejarla y que puede afectar el comportamiento, pensamientos y sentimientos de ésta debido al dolor y sufrimiento que haya experimentado la persona, esto constituye un trauma psicológico. Pero, ¿Sabías que existen diferentes tipos de traumas psicológicos?

La mayoría de los traumas psicológicos tienen su origen en situaciones que ponen en riesgo la vida de una persona y se clasifican de acuerdo con el factor que interviene como en el caso de los traumas naturales, en los que no tiene injerencia el ser humano o aquellos traumas que son causados por otro ser humano. Siendo los que generan mayor afectación aquellos que involucran a personas cercanas o con quienes existe una relación de confianza.

Generalmente los traumas están acompañados por sentimientos de culpa, vergüenza, irritabilidad, miedo, ansiedad, nerviosismo y confusión y síntomas físicos como náuseas, vómitos, taquicardias, mareos, pérdida del equilibrio, dolores de cabeza, trastornos del sueño, dificultad para concentrarse, nervios e incapacidad para relajarse y cansancio físico.

Conoce a continuación algunos tipos de traumas psicológicos.

¿Qué tipos de traumas psicológicos existen?

Los diferentes tipos de trauma pueden clasificarse de acuerdo con la situación y la gravedad.

Traumas según la situación

Traumas naturales. Son aquellos en los que no hay una intención de hacer daño, pero está en riesgo la vida de la persona, entre ellos se incluyen: catástrofes naturales, accidentes, incendios, inundaciones.

Traumas de infancia: Muchas de las experiencias vividas durante la infancia están relacionadas con la formación de la personalidad de los individuos y su forma de actuar y de sentir. Por eso, muchas de las experiencias de la niñez tienen repercusiones a lo largo de la vida. Algunos ejemplos de traumas en la infancia son: abusos sexuales, físicos y emocionales; negligencia física y emocional y vivir en un hogar en el que se presenten malos tratos o se presente el consumo de sustancias psicoactivas.

Traumas por abuso sexual: Pueden presentarse tanto en la infancia como en la adultez y constituyen una experiencia muy dolorosa y difícil de superar. Generalmente puede darse de las siguientes formas: violación, intento de violación, violencia sexual, incesto, entre otras.

Traumas por maltrato físico y psicológico: Se presentan cuando se ejerce violencia sobre una persona y puede generar graves daños emocionales. La víctima muestra sentimientos de miedo, ansiedad y baja autoestima, entre otros. Se presenta a través de golpes, tortura, encierro, bullying, maltrato verbal, entre otros.

Traumas según la gravedad

La gravedad y la exposición a una situación de riesgo pueden ser determinantes cuando se presentan traumas psicológicos.

Trauma tipo I: Se refiere a un evento único y puntual que por lo general no tiene mayores afectaciones en la personalidad a largo plazo.

Trauma tipo II: Sucede de forma prolongada en el tiempo y se repite. A partir de éste se crean mecanismos de defensa como la negación, la represión o la disociación y pueden presentarse alteraciones en el desarrollo de la personalidad.

Trauma complejo: Hace referencia a los casos en que el evento es ocasionado de manera intencionada por otra persona durante la etapa de desarrollo y que se repite de forma continua y prolongada en el tiempo. Este tipo de trauma psicológico puede generar alteraciones en la regulación emocional, somatizaciones, afectaciones en la autoestima y alteraciones en el relacionamiento con las demás personas.

También te puede interesar: Conoce 6 tipos de terapia psicológica

¿Cómo se pueden tratar los traumas psicológicos?

La forma más efectiva de tratar los traumas psicológicos es sin duda la terapia psicológica. De la mano de un profesional de salud mental, la persona afectada podrá encontrar un espacio adecuado para procesar el trauma y normalizar sus sentimientos y emociones. Algunas técnicas como el brainspotting, las técnicas de mindfulness y la terapia EMDR pueden ser de gran ayuda para superar los traumas.

Sin duda, no hay salud integral sin salud mental, por eso es esencial que en caso de vivir una situación traumática, la persona pueda buscar la ayuda de un profesional de la salud mental para un diagnóstico y un tratamiento oportuno.

Si quieres conocer más recomendaciones para superar un trauma, te invito a escuchar mi podcast. Allí podrás encontrar valiosas herramientas para reconectar con el cuidado de tu salud mental.

We understand the importance of approaching each work integrally and believe in the power of simple.

Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)
Cart
No hay productos en el carrito.