¿Cómo influye el apoyo familiar durante un trauma infantil?

  • Home
  • Blog
  • ¿Cómo influye el apoyo familiar durante un trauma infantil?
ptitle-particle1
ptitle-particle2
ptitle-particle3
ptitle-particle4
¿Cómo influye el apoyo familiar durante un trauma infantil?

En la vida hay muchos momentos difíciles que suelen poner a prueba nuestra fortaleza y capacidad de superar estos obstáculos. Sin embargo, hay ciertos episodios que pueden causar traumas difíciles de trabajar solos, por lo que el apoyo familiar suele ser una herramienta esencial.

La familia, al ser el grupo de personas con el que más compartimos a diario, representan también una parte importante en el desarrollo de nuestras vidas y de nuestros sentimientos, por lo que en momentos difíciles juegan un papel esencial en el proceso para sanar las heridas emocionales de un trauma.

En el caso de los menores de edad, una correcta relación familiar permite que el niño o niña pueda desarrollarse de una manera saludable y segura, preparándolo para enfrentar cualquier tipo de situación que pueda presentarse en su vida.

Pero ¿Qué pasa cuando un niño sufre algún tipo de trauma? ¿De qué forma puede la familia ayudarlo a sobrellevar la situación? ¿Por qué es importante el apoyo familiar en estos momentos? En este artículo te comento todo lo que necesitas saber sobre este tema.

¿Por qué es importante el apoyo familiar durante un trauma?

Cuando un niño sufre algún tipo de trauma, a menudo evita hablar del tema por temor a la reacción de sus padres o a ser juzgado por la situación. Esto suele verse sobre todo en los casos de abuso sexual infantil, en los que el menor puede incluso sentirse culpable por lo ocurrido.

Según cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés, el 85% de los niños que son víctimas de abuso sexual infantil no lo revelan o lo hacen mucho tiempo después, mientras que solo el 2% de los casos de abuso se conocen al tiempo en que ocurren.

Este tipo de acciones puede llegar a causar graves problemas emocionales en el menor de edad que, si no se tratan a tiempo, pueden llevar al niño a sufrir fuertes cuadros de depresión, que incluso pueden llevarlo a tomar decisiones fatales, como por ejemplo el suicidio.

En mi libro Yo Digo No Más, te cuento a detalle sobre la experiencia de abuso sexual que sufrí cuando apenas tenía 9 años y todavía vivía en República Dominicana junto a mi padre. Este fue un hecho que sin duda alguna me causó un fuerte trauma, y que durante mucho tiempo me hundió en un profundo sufrimiento que poco a poco pude ir superando.

Aunque me tomó 47 años romper el silencio y hablar públicamente sobre este trauma, el apoyo que hoy en día recibo de mis hijos y mi familia ha sido el acelerador esencial para animarme cada día a sanar estas heridas del pasado y trabajar para cumplir cada una de mis metas de vida.

¿Qué tipo de situaciones puede crear un trauma en un menor de edad?

Pero además del abuso sexual, un niño puede desarrollar un trauma por diferentes tipos de violencia a los que puede estar expuesto, o incluso situaciones externas que pueden afectar gravemente su estado emocional en su desarrollo.

Un niño puede desarrollar un trauma por situaciones como:

  • Desastres naturales.
  • La muerte de algún familiar cercano, como padres, hermanos, etc.
  • Ser testigo de la muerte violenta de una persona.
  • Maltrato físico o emocional.
  • Abuso sexual.
  • Guerras y eventos terroristas.

Cada uno de estos eventos pueden ser causa de un trauma infantil, en el que el niño puede desarrollar problemas emocionales que pueden llegar a afectar su desarrollo personal y social, por lo que es importante tomar acción para ayudarlo a superar estos episodios.

¿Cómo detectar un trauma infantil?

A pesar de que la mayoría de las veces los niños prefieren ocultar estos traumas, hay ciertas señales que como padres podemos notar y que pueden ser un indicio claro de que algo no está bien en sus vidas, por lo que debemos actuar rápidamente para evitar resultados trágicos.

Para detectar un trauma en un niño, algunos de los indicios a los que se debe estar alerta son los siguientes:

  • Nerviosismo constante.
  • Sentimientos de tristeza y aislamiento.
  • Miedo a dormir solos por las noches.
  • Cambios de humor repentinos.
  • Disminución del rendimiento escolar.
  • Preocupación exagerada por su seguridad personal.

Si llegas a notar alguna de estas señales, es importante que sepas actuar con cordura y prudencia, para que así tu hijo pueda contarte con confianza lo que está pasando y tú puedas brindarle ese apoyo familiar que tanto puede estar necesitando.

¿De qué forma se puede brindar apoyo familiar en un trauma infantil?

Cuando un niño ha sufrido algún tipo de situación que le ha causado un trauma emocional, el apoyo familiar es la primera herramienta que les ayudará a sentirse seguros, protegidos y acompañados en ese momento que puede ser muy duro para ellos.

Sin embargo, como padres muchas veces puede ser difícil encontrar la mejor manera de responder ante este tipo de situaciones. Por eso, a continuación te menciono algunas recomendaciones:

  • Escucha lo que tenga que decir

Lo primordial ante un caso en el que se sospeche de un trauma infantil, es permitir que el niño te exprese sus sentimientos para que así tú puedas entender lo que ocurre y conozcas la razón por la que puede no estarse sintiendo bien emocionalmente.

Para esto, es importante que te asegures de que puedan confiar en ti en todo momento, brindándoles el tiempo y el cariño suficiente, para así construir una mejor conexión emocional con tus hijos.

  • Mantén la calma

Dependiendo del tipo de situación que haya llevado a tu hijo a sentirse de esa manera, es posible que al enterarte no sepas cómo manejar correctamente tus emociones, lo que puede incluso llevarte a responder de manera violenta.

Recuerda que ante este tipo de situaciones, tu hijo puede estar muy sensible emocionalmente por lo que una respuesta violenta únicamente empeorará su estado de ánimo y lo hará sentir peor.

  • Identifica y bloquea los desencadenantes

En la psicología, se conoce como “desencadenante” a todos aquellos elementos externos que pueden hacer que una persona reviva un trauma. Estos pueden ser un lugar, un olor, un sonido, una canción o cualquier otra situación que pueden traer recuerdos sobre un momento traumático para una persona.

En mi caso, pude darme cuenta de que a lo largo de mi vida, las noches siempre me afectan mucho emocionalmente y me traen cambios de humor repentinos que al principio me costaba entender, pero luego pude darme cuenta de que mi experiencia de abuso ocurrió de noche y quizá era eso lo que me estaba afectando incluso hoy en día.

Aunque puede llegar a ser muy difícil identificar cuáles son los desencadenantes de un niño que tenga algún trauma, es importante que al detectarlo, se evite lo más posible para ayudar al menor a sanar estos episodios.

  • Él no tiene la culpa de lo sucedido

Luego de un trauma, como por ejemplo el de abuso sexual, el sentimiento de culpa suele ser muy común en la víctima. Hazle saber que él no tiene la culpa de nada y que puede contar contigo para resolver la situación.

Tu apoyo y el de la familia será esencial para que el menor de edad pueda sanar emocionalmente el trauma y encontrar el impulso para continuar con el desarrollo de su vida con normalidad.

  • Busca ayuda profesional

A pesar de que el apoyo familiar es indispensable, el apoyo de un profesional siempre será bueno para guiar emocionalmente al menor y encontrar una solución rápida al problema.

Un psicoterapeuta podrá facilitar el proceso para que tu hijo pueda superar un trauma, evitando que estos momentos afecten su crecimiento. Además, si se trata de un caso de abuso sexual, recuerda presentar la denuncia ante las autoridades correspondientes del lugar en el que residas.

El apoyo familiar como primer paso para una correcta sanación emocional

Según un estudio realizado por el Child Mind Institute, la forma en que un niño experimenta algún tipo de acontecimiento en la vida puede estar directamente relacionada con el apoyo que recibe de las personas que lo rodean, es decir, de su familia.

Hoy quiero invitarte a que prestes mucha atención a cualquier tipo de actitud que pueda indicar que tu hijo o hija no está pasando por un buen momento. Recuerda que muchos traumas pueden empeorar gravemente cuando no se conversan y se guardan de por vida.

Permite que tus hijos se comuniquen contigo con total confianza, hazlos sentir seguros y entender que no están solos, y que siempre podrán contar con su familia para resolver cualquier tipo de inconveniente.

Si quieres escuchar más consejos para abordar a tu familia en situaciones que pueden llegar a ser difíciles, te invito a escuchar mi podcast en donde semanalmente comparto reflexiones que pueden ayudarte a trabajar mejor el apoyo familiar y la conexión con cada uno de los seres que más amas.

We understand the importance of approaching each work integrally and believe in the power of simple.

Melbourne, Australia
(Sat - Thursday)
(10am - 05 pm)
Cart
No hay productos en el carrito.